¿Cómo ajustar el molinillo de mi cafetera superautomática?

Para disfrutar de un espresso perfecto es necesario, en primer lugar, que el café sea de calidad y que esté molido al momento para no perder ninguna de sus propiedades, ni ese característico aroma y olor que nos encanta.

Si tienes una cafetera superautomática De’Longhi, podrás ajustar el grado de molienda hasta en 13 configuraciones, según tus gustos y el tipo de café que utilices. En este artículo te explicamos cómo.

Características de los molinillos de café integrados

El molinillo es una de las partes más importantes de las superautomáticas, ya que es su prestación principal, gracias a la cual podemos disfrutar de un café perfecto del grano a la taza con solo apretar un botón.

En las cafeteras De’Longhi podemos destacar las siguientes características relacionadas con su molinillo integrado:

  • Proporcionan una molienda más fina en comparación con algunos de los principales competidores en el mercado.
  • Los molinillos metálicos duran más y tienen una mejor molienda con respecto al molinillo de cerámica
  • Se calibran con una precisión del 100% para obtener resultados perfectos.
  • El molinillo pasará por 11.000 ciclos de pruebas de vida para ofrecer el mejor producto totalmente testado a sus consumidores.
  • El molinillo puede ajustarse durante toda su vida útil para garantizar los mejores resultados cada vez que se utilice un tipo de grano concreto.
  • La calidad del molido dependerá del tipo de grano de café usado (aceitoso – seco) y de la frescura del café.
  • La molienda mínima en una superautomática es de 6g para un solo espresso y 10g para uno doble.

¿Cómo ajustarlo?

El molinillo se ajusta en la posición de molienda estándar, la 5, desde fábrica pero es recomendable hacer 5 o 6 cafés espressos y otros tantos con leche para poder verificar que está en la posición adecuada en función del tipo de café en grano que estemos usando en nuestra cafetera.

El ajuste en el molinillo solo debe hacerse si no estamos satisfechos con el resultado en la taza.

  1. Si la extracción de café es demasiado rápida y el espresso demasiado suave, debemos girar la rueda hacia la izquierda.
  2. Sin embargo, si la extracción es lenta y café sabe a quemado, se debe girar en el sentido contrario, hacia la derecha.

Es importante que ajustes el grosor de la molienda poco a poco y vayas probando con al menos 5 espressos para verificar que la configuración encaja con tu gusto.

RECUERDA: Hay otros factores que pueden influir en la calidad del resultado de la bebida final, como la calidad del agua, la limpieza de la cafetera, la calidad de los granos de café e incluso el tipo de leche que se utilice.

¿Qué café en grano podemos usar?

A parte de las variedades según su procedencia, existen dos tipos de café en grano según el proceso de tostado.

Café Natural

El café natural es al que no se le añade ningún aditivo durante el proceso de tostado. El único ingrediente es el grano. Es el que tenemos que usar en nuestra cafetera superautomática, sea cuál sea la variedad, pero es importante que sea natural para que no dañe el molinillo.

Café Torrefacto

La diferencia del café torrefacto es que se le añade azúcar a la hora de tostarlo. Ello provoca que tenga un color un poco más oscuro y cubra los matices propios de olor y sabor originales del grano de café natural. Además, si lo tocamos con la mano, nuestro propio calor hace que se derrita el azúcar y parece que hayamos manoseado un caramelo.

Está totalmente contraindicado su uso en superautomáticas, ya que, con el calor del molinillo integrado, el azúcar se deshace y hace que el mecanismo interno de la cafetera se quede pegajoso y, como consecuencia, se deteriore.

superautomáticas

bomba tradicional

cafeteras de cápsulas

tu cafetera ideal

Pin It on Pinterest