CÓMO RECONOCER UN BUEN ESPRESSO

Preparar un espresso perfecto es posible, pero ¿sabes qué características debe cumplir?

Color y crema

La primera señal para reconocer un buen espresso es la capa de crema que se encuentra en la parte superior. La crema no es más que el aceite y la grasa del café que se crea si se hace una buena extracción de éste, por ejemplo con una cafetera de bomba tradicional o superautomática.

Debe tener unos 3-4 milímetros de espesor y para comprobar su calidad, simplemente añade una cucharada de azúcar sobre ella. Si el azúcar tarda unos segundos a hundirse y lo hace lentamente entonces ésta tiene la consistencia perfecta.

Sobre el color de la crema, existen dos tonos que dependerán del tipo de grano de café que se haya utilizado. Si el café es Arábica la crema tendrá un color nuez con un tinte rojo pálido, vetas de color marrón oscuro y una fina textura.

En cambio, si es Robusta, la crema será marrón con tonos grises y su textura estará formada con burbujas.

Cuerpo

El cuerpo óptimo del café tiene que ser elevado, denso y redondo. Viene determinado por la densidad; se crea debido a la presencia de emulsiones oleosas y sustancias insolubles (llamadas coloides) en el extracción. Dichas sustancias dan grosor a la bebida y la consistencia de la crema es perfecta cuando no se ve el café negro debajo de ella.

Sabor

El sabor del auténtico espresso, a grandes rasgos podemos definirlo como equilibrado y duradero en el paladar. Ahora bien, notaremos diferentes sensaciones en la boca al degustarlo.

En primer lugar, el amargor es el gusto principal. El segundo sabor importante que debemos notar es la acidez, que se percibe como un hormigueo, como una especie de “pseudo-frescura”. Como tercer sabor, apreciaremos su dulzura natural.

El concepto de equilibrado, responde a que su sabor en general es armonioso, no hay un sabor que prevalezca sobre los demás.

Aroma

Para que sea un buen espresso no podemos olvidarnos del aroma. Se pueden percibir multitud de sustancias aromáticas, derivadas del proceso de tostado, que definen su típico y perfumado aroma.

Dependiendo de la variedad, calidad y preparación del café, podemos sentir un aroma de caramelo y cereales que dan al café una fragancia de pan tostado, galletas o especialidades de panadería, también puede notarse un ligero toque de vainilla e incluso olor a cacao, evocando al chocolate en cualquiera de sus deliciosas formas. El sofisticado toque afrutado recuerda a tonos cítricos pero también a frutos secos o incluso a fragancias de flores.

La crema del café puede emanar toques de nueces tostadas, almendras y avellanas. Además, de tonos de esencias orientales, como la esencia de la madera sazonada y especias tales como pimienta, tabaco y ruibarbo.

GABRIELLA BAIGUERA

Baiguera, es una apasionada del café. Gran conocedora y divulgadora de los aspectos históricos y sociales de diferentes bebidas y alimentos, pero sin duda, su verdadera especialidad es el café.

superautomáticas

bomba tradicional

cafeteras de cápsulas

tu cafetera ideal

Pin It on Pinterest